miércoles, 30 de abril de 2008

Agua de una Roca

Agua de una Roca

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

Tema: Dios es nuestro proveedor. (Tercer domingo de Cuaresma)
Objeto: Un par de Tijeras, un pedazo de papel y una piedra. Los niños jugarán Piedra, papel y tijera.
Escritura: “Adelántate al pueblo le aconsejó el Señor y llévate contigo a algunos *ancianos de Israel, pero lleva también la vara con que golpeaste el Nilo. Ponte en marcha, que yo estaré esperándote junto a la roca que está en Horeb. Aséstale un golpe a la roca, y de ella brotará agua para que beba el pueblo”. Éxodo 17:5-6 (NVI)

¿Han jugado Piedra, papel y tijera alguna vez? Personas de todo el mundo lo juegan. No sólo niños, sino que adultos también. ¿Saben que hasta hay un torneo internacional annual y jugadores de todo el mundo vienen a competir en Piedra, papel y tijera? Ese juego es uno que goza de mucha popularidad.

Como probablemente sepas cada jugador pone un puño (o la mano abierta) frente a sí y le dá con el otro puño tres veces. Entonces la cuarta vez, la mano superior del jugador forma cualquiera de estas tres cosas: una piedra, un papel o una tijera (demuestre cada uno de las formas mencionadas).

¡Juguemos! Todos ustedes pueden jugar contra mí y ustedes llevan la puntuación de cuántas veces ganan. ¿Listos? Uno, dos tres…comencemos. Hice una piedra. Si hiciste papel, tu ganas. Si hiciste tijera, yo gano. Si hiciste una piedra, estamos empatados (juegue por un ratito).

Lo mejor del juego Piedra, papel y tijera es que cualquiera puede ganar. Tengo una piedra, un papel y una tijera conmigo. Si vas a escribir una carta, una roca o una tijera no sería de mucha ayuda ¿verdad? Si desearas cortar un papel, una roca o papel no te ayudaría, pero sí unas tijeras. Si tuvieras mucha sed y necesitaras tomar agua, un pedazo de papel o unas tijerar no te ayudaría, pero una roca puediera ser exactamente lo que necesitas.

¿Qué? ¡Algunos de ustedes me están mirando como si estuviera loco! ¿Ustedes no creen que si necesitaran agua la roca sería de ayuda? Bueno, en la historia bíblica de hoy, eso es exactamente lo que sucedió. Nuestra historia bíblica se titula: “Agua de una roca”.

Moisés era el líder de el pueblo de Israel. Él los estaba llevando de Egipto a la tierra que Dios le habría de dar. Ellos estuvieron vagando a través del desierto y las personas tenían sed. Comenzaron a murmurar y a quejársele a Moisés. “Estamos muriendo-decían-nuestros niños mueren y nuestro ganado está muriendo. ¿Porqué nos sacaste de Egipto para morir aquí en el desierto?”

Moisés fue a su tienda y cayó de rodillas ante Dios. “¿Qué debo hacer? No hay agua en el desierto. El pueblo está sediente y está listo para matarme.”

Dios le contestó a Moisés: “Toma tu cayado y camina delante del pueblo. Estaré esperándote junto a la roca del Monte Sinaí. Cuando te acerques a ella, dale un golpe y de ella brotará agua para que beba el pueblo.”

Moisés hizo lo que Dios le dijo que hiciera y ¿saben lo que pasó? ¡Sacó agua de la roca!

¿Qué debemos hacer cuando nos encontramos en una situación que parece imposible de solucionar? Debemos pedirle ayuda a Dios y confiar en él. A veces no entendemos la forma en la cual Dios nos está dirigiendo, pero tenemos que confiar en él. Después de todo, ¿quién iba a pensar que pudiera sacar agua de una roca?

Querido Padre, cuando nos enfrentamos a situaciones imposibles, ayúdanos a recordar que servimos a un Dios que puede sacar agua de una roca. Amén.